Mediterráneos

Es el título de un libro de Rafael Chirbes que estoy leyendo. Venecia, Djerba, Estambul, Valencia…
Y como parece que los libros que elegimos al azar se entrelazan caprichosamente entre sí y con los sucedidos, los últimos fines de semana en el país de las águilas los pasé en las escondidas playas desiertas de la costa albanesa y, a la vez, en Alejandría, entre las páginas de Maurizio Maggiani y el orgullo del petirrojo (en italiano).

Dice Chirbes: “con el paso del tiempo, he llegado a muchos lugares y he tenido la impresión de que todos los viajes me servían para leer mejor el lugar originario”. Y que en esos lugares los ecos y espejos nos devuelven siempre a nosotros mismos. Dice que “al fin y al cabo, a fuerza de dar tumbos por el mundo uno ya ha aprendido que un viaje se resume por lo general en un solo instante, en un destello que justifica el ajetreo de maletas, esperas, incomodidades y horas de vuelo”. Y yo me pregunto, con él,
¿cuál fue el momento que dio sentido a los demás en este viaje? A esos momentos los llama “momentos gozne”.
Este verano, en lugar de ser tiempo de grandes viajes, es tiempo de detenerse en el tablero en la casilla de casa y viajar leyendo y buscar esos momentos que dan sentido a vivir tan lejos, a aprender otras lenguas, a conocer a otras gentes.
Y a descansar.
Felices vacaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s