Pinto, luego existo

Últimamente leo bastante, escribo menos y pinto más:

(Garabatos sobre lo que veo, huelo, pruebo, toco y oigo en Albania, bienintencionados aunque algo cutres- inspirados de alguna manera en Delisle, Satrapi o Joe Sacco y en otras mil historietas-. Haz click en la imagen si quieres echar un vistazo a lo que voy haciendo)

Los cómics son para el verano

Supongo que si viviera durante el año cerca de la biblioteca del barrio leería cómics también en primavera, invierno y otoño. Puede que los que acabo de leer no sean ni novedad, pero son estos:

Rosalie Blum, de Camille Jourdy

Castillo de arena, de F. Peeters

Aya de Yopougon, escrita por Marguerite Abouet, ilustrada por Clément Oubrerie

Jonas Fink, de Vittorio Giardino

Menos el de Peeters los demás son series, así que el placer de leerlos se prolonga en varios volúmenes. Y claro, a una le da envidia y quiere dibujar también. Y último descubrimiento en cómic en la web: Let’s Pacheco. Que aproveche.

A la biblioteca a por tebeos

Es una de las cosas que más hecho de menos en Tirana, ir a la biblioteca.
Cuando estaba en casa de mis padres la que más cerca me pillaba era de la de la calle Azcona, ahora, la de Puerta de Toledo.
De entre todos los libros que cojo, presto, devuelvo, ojeo… tal vez lo mejor sean los cómics.
Son tan caros que si no fuera por la biblioteca no habría leído jamás a Sfar, a Sacco, a Delisle, a Peeters, a Moore, a Taniguchi
delisle
Lo último que he sacado, Crónicas Birmanas, Las olivas negras, El Local.
Además es un lujo poder leer a muchos- y seguirles – en la red: el propio Delisle, Gipi, Joaquín López Cruces, y que en sus barras laterales o navegando sin más descubres a muchos más… (por ejemplo, franceses).
Lo raro sería que no me diera por dibujar a mí también a veces.
Felices vacaciones!