Disidencia navideña y el libro de mi padre

Las navidades son “esos días señalados” en los que la gente se junta en familia por obligación, come y cena desmesuradamente  por obligación y compra cosas por obligación (y no es nuevo, ya lo decía Larra en 1836). Hay gente que lo lleva mejor que otra.

En casa mis padres están ya bastante acostumbrados a las disidencias navideñas de sus hijos. A mí me ha tocado cumplir algunos días; vivo lejos y mis padres quieren verme, y yo a ellos. Así que no me libré ni de nochebuena ni de navidad. En nochevieja tuve una buena coartada para quedarme tranquila en casa.Y añonuevo es un día resacoso que no existe en la mayoría de los calendarios. Queda el día de Reyes, el único que me gusta, aunque solo sea por el recuerdo infantil, porque lo que son regalos, pocos caen ya, aparte de calcetines o pijamas que mi madre sigue empeñada en regalarnos.

Eso no significa que no hayamos tenido reuniones familiares. Todos mis hermanos (somos 7!)  y compañía estaban en casa de mis padres esperándome para comer el día que llegué de Tirana. ¡Sorpresa! Esa fecha no era día festivo en el calendario pero fue nuestra comida de Navidad. Y la semana pasada aparecimos también de sorpresa en el hogar familiar para entregarle a mi padre, recién salido del horno, un libro escrito por él.

Se titula Al garete y es una novela que mi padre escribió a finales de los años sesenta. Estuvo entonces a punto de publicarla la editorial Luis de Caralt, pero la censura le estampó un “denegada su publicación” y el libro terminó en una carpeta guardada en el cajón. Hasta ahora.

En su edición han trabajado animosa y altruistamente muchas personas, unos corrigiendo, otros maquetando, otros encargándose de las ilustraciones, del diseño… Ha sido una aventura editorial compartida y el libro, como objeto, ha quedado estupendo. Es una edición familiar, artesana casi. El libro no se va a vender en las librerías sino que va a circular entre los amigos. Pero la cara de mi padre al tenerlo entre las manos no se me va a olvidar nunca. Eso sí que es un regalo (de navidad o de lo que sea).

Mi padre me recordó que este año también yo he tenido mi ración de negro sobre blanco, El español en la maleta

 

 

Un pensamiento en “Disidencia navideña y el libro de mi padre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s