Saboreando las palabras

Últimamente le estoy dando vueltas al hecho de vivir rodeado de una lengua distinta a la materna (y al hecho de escribir en otra lengua, pero eso es otra historia). A pesar de que en Tirana me relacione sobre todo en español (en el trabajo, con muchos de los amigos, hispanohablantes en su mayoría, nativos o no), esas cosas del día a día como ir al mercado, saludar al portero del edificio, ir a correos o comprar tabaco las hago normalmente y ya sin complejos en albanés. Digo frases correctas, me comprenden y consigo lo que quiero. Pero en vacaciones vuelvo a casa y entonces empiezo a saborear las palabras de mi lengua, como si fuesen lacasitos de colores.

Un ejemplo: Acabo de venir de comprar el pan.

– ¿Qué te pongo, guapa?

– Una barrita. (Con ese diminutivo de cortesía tan majo que tenemos)

– Ahí tienes.

– ¿Qué te doy? Pregunto con unas monedas en la mano.

El señor que estaba delante de mí, dice entre risas: un beso, o una paliza…

La dependienta y el resto de gente que espera su turno sonríen. Alguien añade en voz alta: no hombre, una paliza no…

Estas cosas en albanés no las puedo saborear. Allí cumplo con éxito las funciones comunicativas como salen en los manuales de idiomas (En la tienda, para preguntar el precio: “¿cuánto cuesta? ¿cuánto es? = sa kuston?”), pero no hago chascarrillos con los vecinos en el portal o con los tenderos, ni puedo participar cuando alguien los hace.


Por eso durante las vacaciones, en casa, pego la hebra con todo el mundo, con las personas que me encuentro en la cola del cajero, en un ascensor, con el señor del estanco, con la cajera del día… Y así saboreo esas palabras, esas frases que, cuando estoy lejos, rodeada de na lengua extraña (por “extranjera”) se quedan atragantadas y sin pronunciar, sin encontrar correspondencias.

6 pensamientos en “Saboreando las palabras

  1. Entiendo cómo te sientes.
    A mí me ha pasado, sobre todo, en épocas cuando no teníamos Internet ni antenas parabólicas; no tenía prácticamente ningún contacto con compatriotas, iba a España una vez cada 2 o 3 años y el único uso que hacía del español era en clase con mis alumnos…
    Pasé del orgullo por poder comunicarme en griego al orgullo -íntimo y secreto- de no olvidar del todo mi lengua materna, cuando -digan lo que digan los psicólogos- incluso soñaba en mi L2 y tenía cada vez mayores lagunas en mi vocabulario español…

    Feliz 2012!

  2. Pues a mí me pasa igual: llego a Madrid y hablo hasta con el conductor del bus, y claro, me pone una cara de “esta está loca”😉 Pero me gusta llegar a casa y charlar con las vecinas, con las de mi edificio, que es muy chiquitillo, o con las de toda la vida. Me encanta encontrarme con las amigas de mi abuela, con las panaderas de siempre, con los amigos del cole que me encuentro por el barrio. Y toda esa cercanía de estos días desaparece cuando llego aquí al mercado y la única conversación que pasa del “¿cuánto es?” es preguntarle al carnicero cómo preparo la carne🙂

  3. Lo uno no quita lo otro, Emilio… A mí también me gusta no entender las conversaciones a mi alrededor y esa sensación de verlo todo desde fuera, como tú dices, “sin esa pringue”, siendo extranjera y extraña. Pero es cierto que la lengua, de alguna manera, se oxida o se atrofia de tanto escuchar “interlengua” o de usarla sólo en clase de español para principiantes o con colegas que la han aprendido (algunos estupendamente). Y la experiencia que cuento va de eso, de sacar la lengua a ventilar un poco antes de volver a hacer las maletas. Un saludo,

  4. A mí me pasa lo contrario. Me encanta ir por la calle y no entender nada, me gusta ir al cine a ver películas coreanas subtituladas en finlandés, me siento bien cuando estoy perdido, sin esa pringue de lo que uno es irremediablemente. Aborrezco todo ese poso de recuerdos, miserias y suciedad que tienen las palabras nativas. Me siento bien siendo extranjero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s