Entre bambalinas

El jueves pasado, a eso de las 17:50, yo estaba temblando de los nervios junto a nueve chicas albanesas (y un chico) antes del estreno mundial de Telenonovelas, la obra de teatro que hemos escrito y preparado el grupo de teatro en español de mi facultad. Un amigo, lector en la universidad de Skopje, Macedonia, nos invitó a participar en UNIFEST, festival de teatro universitario en lenguas extranjeras.
– ¡Pero si estamos en pañales!, le dijimos.
– ¡Pues os los quitáis!
Y vaya si nos los quitamos.
Los ensayos fueron maratonianos a medida que se acercaba la fecha del viaje. Después de haber estado ensayando durante semanas en las aulas de la facultad o en el parque, conseguimos que nos dieran permiso para ensayar en un teatro al aire libre que gestiona la Facultad de Bellas Artes. ¿Cómo lo habéis conseguido?- nos preguntaban algunos amigos. Pues… preguntando.
Pero de los ensayos tranquilos a poner los pies en un escenario verdadero y vernos bajo los focos hay un abismo.
Lo bonito es ver la experiencia a través de los ojos de los estudiantes, nos había dicho el lector en Macedonia, que ya lleva tres años de teatro con sus chicos y es un crack.
Cinco minutos antes de empezar la representación todo eran risas nerviosas, manos sudorosas, tropezones con las sillas y los objetos que se amontonaban en el “backstage”, últimas ojeadas al guión…
Se hace el silencio en la sala, se encienden los focos, empieza la función…

    bambalinas

A pesar de que hubo varias meteduras de pata, con anticipaciones en el guión, algún segundo de quedarse en blanco, desorden en la entrada y la salida de la escena… también hubo estupendas improvisaciones, momentos memorables, carcajadas del público respondiendo a las gracias de un puñado de chicos que nunca en su vida habían hecho teatro y que nunca (o apenas) habían salido de su país.
La experiencia ha valido mucho la pena. Y ha servido además para ver unos montajes estupendos, empezando por los compañeros macedonios, que se marcaron unas Bodas de sangre 2.0, a los estudiantes eslovenos, una perfecta máquina engrasada que nos dejó con la boca abierta con su Gengis Khan en francés.
Ahora lo que queremos es traer a los macedonios a Tirana, a ver si los que tienen el dinero se portan.

Un pensamiento en “Entre bambalinas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s