Llamar

Y siguiendo con el rescate de cuentos, ahí va otro:

telf

Llamar, llamar por teléfono. Imagina, sólo hay que marcar, marcar y dan igual los números, a ver lo que sale. Y un día vas y marcas un teléfono, el tuyo, y suena la primera señal. No es el sonido que esperabas, creías que saltaría enseguida el pitido nervioso y acelerado de que comunica. Y esperas. Ruido eléctrico, ecos de conversaciones perdidas…, escucha…, segunda señal. Espera. Silencio artificial de aparato en off. Tercera señal. ¿Quién crees que va a contestar, tonto? Estás llamando a tu casa, a ti, al otro lado del cable del teléfono, un otro tú, también en calzoncillos, despeinado, sin nada que hacer, rascándose la nuca y jugueteando con la zapatilla, medio salida del pie. Tienes un agujero en el calcetín. Otro tono más, vas a colgar, te sonríes, absurdo. Y justo antes de dejar el auricular en su sitio, escuchas el ruido de un teléfono que se descuelga y una voz que sale de dentro. Pero te da mucho miedo y sueltas el auricular y se cae, el otro debe haber oído el estruendo del chocar contra el mueblecito y el suelo, el cable estirándose y encogiéndose y la voz subiendo y bajando. ¿ Hola? ¿ sí? subiendo y bajando al ritmo del cable retorcido que no se queda quieto. Y tú aterrado al lado. No sabes qué hacer. No piensas contestar pero tampoco quieres colgar. Has reconocido tu propia voz, un poco deformada por las líneas. Y piensas que si no respondes, ese tú de alguna parte se quedará eternamente preguntando ¿diga? ¿quién es? Porque él, como tú, ha reconocido cierta respiración vacilante, ha tenido la sensación de estar sujetando el teléfono por los dos extremos del hilo, como cuando jugabas con aquel teléfono hecho de yogures vacíos y lavados, unidos por una hebra de lana azul.

4 pensamientos en “Llamar

  1. Hola Isa; veo que ademas de una buena cronista de la cotidianeidad de Tirana, eres una buena escritora.

    Como ya te comente, estoy mirando la posibilidad de hacer alguna inversion inmobiliaria en Tirana.
    Proximamente tengo pensado viajar alli, te agradeceria tus consejos o comentarios.
    ( a cambio llevare vino y jamon )

    Un saludo

  2. Hola Paco, me alegro de que te guste el blog.
    Pues… consejos… No sé muy bien qué decirte. Yo empecé (y sigo, más o menos) de beca en beca: asistente de conversación, liceos bilingües, lectorados… La cosa está complicada, pero por probar. Eso sí, en todos lados van a pedirte formación especializada, así que, puesto que vas a necesitar títulos (maldita titulitis) escoge cosas que te interesen y no dejes nunca de formarte, o sea, de leer, de preguntar, de investigar… la red es un buen sitio para ello.
    saludos

  3. Hola. He llegado por casualidad a tu blog y estoy disfrutando mucho con tus escritos y tus fotos. Estoy terminando Filología Hispánica y me gustaría ser profesor de ELE ¿me das algún consejo?
    Gracias y enhorabuena por tu blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s