Cosiendo a máquina

En mi casa tiranesa hay un tesoro negro y dorado oculto en un armarito. Es una máquina de coser antigua, china, imitación a esas singer con las que cosían las abuelas. La mía, mi abuela Desi, era especialista en aprovechar los retales que le sobraban a mi tío tapicero. Los transformaba en edredones, en cojines, en bolsos…

Mi máquina de coser ha despertado, gracias a los sabios consejos de la madre de una amiga, Irene, que me dio un curso práctico en diez minutos: La rueda gírala siempre hacia ti, coloca los pies y deja que sigan el ritmo… La canilla, el carrete, el tensor… Et voilá!
Además es lo único con lo que me puedo entretener últimamente, porque llevamos tres días sin electricidad…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s