Paradojas de la vida tiranesa

Esta mañana una tormenta descomunal ha inundado nuestra calle (y probablemente media ciudad). La tapa de la alcantarilla, en el centro de la calle, había saltado por los aires, los coches levantaban grandes olas amarillentas a su paso y la gente se las veía y se las deseaba para no mojarse, o mojarse lo menos posible (y algunos no lo conseguían).

    inundacion

    A pesar de la tromba de agua nuestros grifos no echaban ni una gota…

      grifo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s