Exámenes de nivel y cómics

Una amiga acaba de hacer el examen de nivel superior de inglés en la EOI. Tomando unas cervecitas estuvimos hablando de cómo transcurrió el examen oral , de lo incómodo de ver a dos personas delante de ti que no interactúan contigo más que apuntando todos tus errores en un papel, poniéndote nervioso, de la estupidez del tema propuesto… Le tocó hablar de los coches, a ella que no tiene carnet de conducir ni quiere tenerlo. Es una situación realmente comunicativa esa de hablar tú solo durante cinco o diez minutos sobre algo de lo que no tienes nada que decir. Es algo que hacemos todos los días, no?

Yo le sugerí que la próxima vez elabore su discurso en torno a esa cuestión: “No tengo gran cosa que decir sobre los coches, no conduzco, me parece que es un tema del que no voy a hablar muy a menudo en mi vida real…”

¿Por qué ese desajuste entre cómo se aprende una lengua extranjera y cómo se evalua? El tema de la evaluación, y más cuando se trata de exámenes oficiales, es una asignatura pendiente.

De las dos veces que he participado en tribunal DELE, la segunda fue especialmente llamativa. Ese año habían cambiado las viñetas que sirven en el nivel intermedio para que el que se examine las describa, cuente lo que sucede en ellas, invente los diálogos… Los dibujos eran bastante malos, tanto que a veces no se reconocía a los personajes de una viñeta a otra. Pero eso no era lo peor. Lo peor era que casi todos los examinados no eran capaces de interpretar lo que contaban los dibujos y se las veían y se las deseaban para explicar algo coherente. En una de las pausas intercambiamos opiniones con el resto de profes. ¿Qué estaba pasando? Pues que la mayoría de las situaciones representadas en las historietas no eran “reconocibles” por los alumnos. En una historieta se veía a una chica parada delante de un tablón de anuncios, en la siguiente viñeta se la veía hablando por teléfono con otra chica, en la siguiente estaban las dos en un piso y tomaban café y en la cuarta se despedían amistosamente. La interpretación “buena” era que la chica buscaba habitación en piso compartido, en un pasillo de la universidad cogía un número, llamaba, visitaba el piso, las chicas se caían bien y se tomaban juntas un café y al parecer se quedaba con la habitación. Pero es que en Rumanía esto es algo poco corriente, por no decir que nunca sucede así. Primero, poca gente comparte casa con desconocidos, porque la mayoría de estudiantes viven en residencias, segundo, no existen esos cartelitos que forran farolas, árboles, paradas de bus y paredes de las zonas universitarias (y no sólo) en los que se busca/ofrece piso, trabajo, apuntes… Así que al estrés y los nervios lógicos de un examen oficial para el que has tenido que pagar x dineros se le añade el bloqueo ante esta extraña prueba. La historia que más se repitió fue que la chica protagonista estaba preocupada en la primera viñeta, llamaba a una amiga, iba a visitarla a su casa y tras una charla se iba más tranquila. Pero había otras interpretaciones más “peregrinas”. Los examinadores hacíamos el esfuerzo de ver a través de sus confusos relatos su competencia oral y a partir de ahí evaluábamos, pero no era sencillo. Más tarde también nos dimos cuenta de la poca tradición de cómic que había en el país (no hay apenas cómic local y se conoce bien poco del extranjero, apenas Asterix, y sobr todo por las películas), de lo difícil que les resultaba interpretarlo… ¿Era justo evaluarles así?

Guión: Emilio Jio Gil. Dibujo: Daniframe, tomada de este estupendo blog

6 pensamientos en “Exámenes de nivel y cómics

  1. Pingback: Síndrome PostDELE I « Mundos Perifericos

  2. “Literatura marginal”? vaya nombrecito, yo tuve “subliteraturas”, así en plural, que sonaba como a clase de literatura para subnormales. La verdad es que la asignatura, a pesar del nombre, moló bastante. Leímos literatua erótica, rosa, negra, del oeste… También analizamos cómic y el profesor nos trajo algunos muy buenos.
    Lo malo es cuando no has visto una viñeta en tu vida y tienes que desentrañarla en un examen de lengua extranjera.
    No sé si lo de no tener cómic autóctono tendrá que ver con el régimen pre 1989 y si será común en otros países vecinos o sólo pasa en Rumanía, pero es una pena no conocer a Quino ni a Frederik Peeters ni a Gosciny ni a Jan ni a Art Spiegelman… (tantos)ni poder conocer a los rumanos por su propio tebeo (por sus tebeos les conoceréis), como puede hacerse con los españoles (la España de carpanta y las hermanas Gilda, los chapuzas pepe gotera y otilio, los de la T.I.A… por mencionar algunos “históricos”).
    Lo de la evaluación… paradojas de la metodología.
    salud!

  3. Estoy totalmente de acuerdo con el tema de la evaluación de los examenes de idiomas oficiales. La verdad es que no es fácil pero se debería de encontrar una buena solución porque a nadie le gusta gastarse X dinerillos y no obtener un resultado por problemas en la evaluación.

  4. joer… me dejas por las nubes con el final de tu entrada. agradecido.
    son horribles esos exámenes. hice uno de literatura marginal en la carrera que fue más curioso, había que interpretar las viñetas de una escena de cama de un cómic de los ´70. en ese sí que me lo pasé en grande.😛 (mientras se justifique el comentario…).
    en lo del cómic sí, me alegro que te guste el que citas (te dejo un secreto que no he vinculado todavía porque mi dibujante va pillado de tiempo como yo insulsia.org) siempre nos machacamos con que queremos hacer algo distinto. pero siempre nos falta tiempo…
    saludotes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s