Taller de intercomprensión III

Bien está lo que bien acaba.

La sesión de hoy, la tercera, ha sido muy intensa, había muchas cosas que hacer.

Esta vez los chicos se han sentado alrededor de las tres mesas grandes de la biblioteca del cole y no en el suelo. Lo primero que hemos hecho ha sido reconstruir el cuento, transcrito y semitraducido del catalán por ellos. Luego les he pasado una hoja con el texto en unas cuantas lenguas románicas (me he dado cuenta luego de que había algunos errores, pero bueno) y han estado buscando la manera de decir cielo, nubes, hombres, lenguas… ¿Habéis visto cómo se parecen?

Hemos leído los textos, para escucharlos. N, en francés, E en rumano, N en portugués, el catalán y el italiano en mi voz y el castellano en la vocecilla tímida de H y Y, dos chicos chinos que llevan muy poco tiempo en el cole y han estado observándonos estos días sin entendernos demasiado, pero que han participado con muchas ganas y paciencia. Al terminar los demás les han aplaudido y se han puesto colorados. También hemos oído el cuento en árabe y en búlgaro.

“¿Qué lengua habéis entendido mejor?” El italiano, el gallego, el portugués… “Profe, el francés no se parece nada escrito y hablado”, comentaban. ¿Por qué podemos entender textos en estas lenguas que no conocemos? Y muchas manos que se levantan: “Porque son parecidas”, “de la misma familia”, ha soltado un niño listillo. ¿Y de las otras lenguas habéis entendido algo? “sólo Babel”, “sí, y poema”, “y biblioteca…” Así que nombres propios, y palabras “internacionales”…

Han salido N y V y han escrito Babel en la pizarra en árabe y en búlgaro, también se ha animado H a dibujarlo en caracteres chinos.

“Profe, el árabe se escribe al revés…”, ha observado uno de los chicos.

Luego algunos “nativos” han intentado copiar sus caligrafías. ¿Es difícil, eh?

Vale, en el cuento, como ya sabíamos de qué iba, hemos podido entender cosas, pero, ¿creéis que somos capaces de entender algo de un texto cualquiera? Hacemos la prueba.

Se presenta voluntaria I, le doy una hoja y le animo a contarnos qué cree que es.

“Pues… no sé, una carta, ¿no?”.

¿Una carta…? ¿Cómo lo sabes? Si esá escrita en ruso, ¿tú sabes ruso?

“No, pero es una carta porque… porque tiene firma, y fecha”

Y la fecha ¿la entiendes?.

“Sí, son números.”

Y ¿qué más?

“Pues… es de navidad, porque… porque hay dibujos de navidad, un árbol, un muñeco de nieve.”

Muy bien, ¿seguro que no me engañas? ¿seguro que no sabes ruso?

“Que no profe…”

Diálogos similares hemos tenido con un cartel de un gato francés perdido, una receta en alemán y una noticia en chino.

Conclusiones: podemos entender cosas de un texto si hay palabras conocidas, similares a nuestra lengua o a otras lenguas que conocemos, si hay dibujos, fotos, símbolos que lo acompañen, si nos fijamos en el tipo de texto y en su disposición… Todas estas estrategias las han ido desgranando los chicos, animados por mis preguntas.

Quedaba media hora escasa. Les he repartido las hojas que forman la “guía de (inter)comprensión” (con la que no estoy muy contenta, ay las prisas, las prisas…), les he ido explicando dudas, animándoles a pensar un poquito más, un último esfuerzo, que ya acabamos.

En estas ha llegado la directora del cole y los chicos le han contado qué habíamos estado haciendo estos tres días. Me ha sorprendido que se quedaran con los datos del juego de las Cifras y Lenguas, que hayan hablado con tanto entusiasmo de los juegos y de cómo habían oído otras lenguas y habían escrito su nombre en cirílico o en chino. Les he dicho que a lo mejor podrían hacerles ellos el taller a los chicos de otra clase el próximo curso…

Antes de irse han escrito/dibujado sus nombres en un mural que se ha quedado incompleto, con una torre de Babel bien alta. La profesora me ha dicho que lo terminarían de pintar la semana que viene.

Ahora tengo que ver qué han escrito en las fichas y reflexionar sobre la experiencia, hay muchas cosas que repensar.

3 pensamientos en “Taller de intercomprensión III

  1. Gracias, creo que nos lo hemos pasado todos muy bien. Aparte de lo que me interesa con respecto a la enseñanza de idiomas, he estado observando a los chavales, cómo se han relacionado, como han trabajado. Creo que se podrían hacer muchas más cosas de este tipo, mezclando grupos y edades, aprendiendo unos de otros… “Son tiempos interesantes en la enseñanza”, le dije a la jefa de estudios de ese cole en una pausa de cigarrito. Su respueta lo explica todo: “yo prefería antes”. No sé a que antes se referiría, pero está claro que yo no opino igual.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s