Cartas encontradas

 

 

He llegado por casualidad (como casi siempre) a esta página argentina en la que alguien ha publicado cartas encontradas en la calle. Me ha recordado a otra página similar en la que publicaban fotos encontradas. Bonita la idea, ¿no? Habría que explorar las dos páginas un poco para ver si es posible emparejar alguna carta con alguna foto, sería un estupendo ejercicio de clase.

Hace poco estuve en un pueblo abandonado y encontramos un montón de cartas espeluznantes que algún día verán la luz.

 

5 pensamientos en “Cartas encontradas

  1. Iván, Iván, no me delates…
    Carolina, muchos saludos y gracias por la visita y los elogios. Qué bueno que os conozcáis, vos y el chico de las fotos. Las calles de “acá” (siempre me pregunté que diferencia al aquí y al acá…)también están llenas de cosas, a veces me sorprendo de la de cosas que la gente tira. Cuando viví en Francia, amueblé mi casa y la de algunos amigos, aunque también he vivido en otros sitios donde no se tira de nada, será proporcional al nivel de consumo.
    En Madrid, muchas veces tengo que reprimir mis deseos “cartoneros” porque mi chico no me deja meter más trastos en casa. ¿Me convertiré con los años en una de esas viejitas con síndrome de diógenes?
    Y tú Idoia, no tengas reparo en llevar la idea a clase si te ha gustado y ya nos contarás…
    Saludos

  2. ¡Gracias por el link, Pepita P.!😉 Y, sobre todo, gracias a Carolina. Me gusta la idea, aunque creo que me daría apuro llevar una carta de alguien a clase. Creo… Si luego soy una marujilla…😛

  3. Hola!
    Soy la chica de las cartas! llegué aquí a traves de las estadísticas de mi pagina y me ha encantado la tuya.

    Te cuento que soy amiga del chico que encuentra las fotos… tambien en la calle!

    No se allá, pero acá en Argentina tenemos unas calles muy pobladas de objetos.

    Un saludo y muy bueno el blog!
    Carolina

  4. Son dos tipos de objetos altamente enigmáticos: las fotos y las cartas del pasado. Estremece pensar que esas fotos de esos desconocidos reflejan un momento de intensidad vital que existió pero al que no tenemos acceso. Miras esos ojos pero se ocultan tras el misterio. Las cartas son todavía más “extrañas” (hay librerías donde venden postales escritas. Suelo leerlas y me quedo absolutamente boquiabierto por el aroma del pasado que emanan). En sus palabras se refleja igualmente una vida plena en un instante, con sus sentimientos, sus juicios, su cortesía…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s