Españoliza tu nombre!

El piso de al lado lo heredó hace unos años una señora. La dueña era una viejita que vivía sola y que murió casi abandonada, así que supongo que la nueva propietaria debía de ser familia, de la parte que se pelea por la herencia de la anciana tía soltera. La señora “remodeló” la casa y la convirtió en una especie de hostal para alquilar las habitaciones por separado, y así forrarse más. Los vecinos se quejaron en una reunión de La Comunidad (y es que hay que verlos),pero no por considerarlo una práctica ilegal, etc, sino por la condición de los nuevos vecinos, que suelen ser subsaharianos, como los llaman ahora, negros elegantísimos y altos, sonrientes y educados que siempre saludan cuando te los cruzas- no como algunos vecinos que no responden jamás a un “hola” de escalera o portal.

Hoy no he podido evitar escuchar una conversación (en mi descargo diré que salía a tender) entre la señora propietaria y un nuevo inquilino :

señora: ¿Y a ti cómo te llamo? (al loro con las formas, le faltó un “coño” entre “cómo” y “te”, en vez de “¿cómo te llamas?” la tía piensa en cómo le va a poner, como si fuera una muñeca o una mascota)

él: me llamo Papa

señora: sí, pero yo no te voy a llamar eso, es como llamara a mi padre

él: pues me llamo así

señora: ya se me ocurrirá algo, mañana paso a cobrar, eh?

Si la señora no gozaba de mis simpatías, ahora menos.

He conocido a varios Jaimes marroquíes (supongo que por Hamed), Rafas rumanos (por Razvan), Sergios senegaleses, Juanitos chinos…  Me pregunto si los nombres se los cambian ellos, hartos de oirlos más pronunciados o de ser tomados a guasa, o se los cambian los españoles con los que han tratado, incapaces de pronunciarlos bien.

Me consuela pensar que los nietos de esa señora se llamarán Yenifer, Seila o Maikel, o mejor aun, que sus hijos se enamorarán de un/a búlgaro/argelino/marfileño/coreano/a y bautizarán a sus retoños con más nombres “impronunciables” y teñirán de colores las fotos familiares.

Anuncios

Un pensamiento en “Españoliza tu nombre!

  1. Hay que observar ahí, en las prácticas cotidianas, para poder llegar a comprender el meollo de las cosas… genial, simplemente genial esto que has reflejado.
    Al final lo del viaje nada, ya te mandaré un mail para contarte.
    Mil besos!

    Beu

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s