profesora intermitente

Estos dos últimos meses me he convertido en la profesora intermitente. De francés y de español. Primero 15 días, lo que me permitió armar los cursos con cierta coherencia y hasta libertad, puesto que en francés no hay más profesores y no tienes que coordinarte con nadie ni seguir un programa que no has diseñado tú. Me gustó mucho que a la vuelta de la profe titular, ella quisiera continuar con lo que yo había comenzado, con planes de trabajo a largo plazo. Y me lo pasé muy bien en clase, además. Me hizo recordar por qué insisto en esto de la enseñanza, por qué creo que seguramente sea una de las mejores cosas que pueda hacer en esta vida, enseñar y aprender…
La profesora intermitente volvió al mismo cole, esta vez para una suplencia más corta. Los niños la saludaban por los pasillos:

(alumnos): Hola!!! Nos vas a dar francés otra vez?
(profe intermitente): No, vamos a hacer refuerzo de lengua…
(alumnos): Y siempre que falte un profe vas a venir tú?
(profe intermitente): Claro, soy la supersuplente, siempre que en un cole hace falta alguien, me llaman a mí…
(alumnos): Y sabes de todo?
(profe intermitente) Claro, yo sé de todo.
(alumnos): Alaaa…

Ha sido una semana rara por varias cosas. Primero porque odio los comienzos de casi cualquier cosa (salvo los de empezar un helado o un bollo y empezar un beso). Y encima esto era un falso comienzo porque ya conocía el cole, a los profes y a casi todos los niños. Segundo, porque entre
mis asignaturas (apoyos y refuerzos de lengua) estaba la maravillosa maría “Técnicas de estudio”. Mis amigos se rieron mucho de mí (jajaja, si tu no has tenido nunca ninguna técnica…). Y tercero porque he tenido la impresión de ser una especie de tirita de quita y pon. En una semana lo único que se puede hacer es entretener a los niños. ¿por qué empeñarse entonces en hacer una clase “normal”, cuando sabes que lo que has hecho no tendrá continuación ni apenas trascendencia en el total del curso? En fin, que en vez de haber estado hablando de los dos tipos de subrayado (para ideas principales y para ideas secundarias) podíamos haber jugado a algo o podía haberles dejado leer,o pintar o escuchar música.

Eso sí, estoy muy contenta de volver a estar en paro, porque es entonces cuando no paro en realidad (soy tan rara?).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s