mis alumnos, que serán profes…

… dicen, a lo largo de los mensajes que mandan al foro del curso o a mi cuenta de correo, muchas cosas. Yme río bastante. Es muy curioso ver cómo se comportan igual que esos alumnos suyos a los que tanto critican (“siempre con excusas, nunca hacen los deberes, es que no leen”…).
Una me dijo el otro día que llevaba más de un mes sin poder entrar en la plataforma del curso. Seguramente la pobre no sabía que se puede saber todo lo que hacen: cuándo entran en el curso, cuántas veces ven cada página… así que le pillé con el carrito del helao, y se lo dije.
Empiezo a corregir exámenes (virtuales, eso sí) y veo que en una pregunta donde pone bien claro elegir A o B, desafiando a la ley del mínimo esfuerzo, van y desarrollan A y B. Les dejo un mensaje en el foro para que se den cuenta los que aún no han hecho los exámenes… y da igual. A y B. En realidad es peor, porque encima lo hacen mal.
Como últimamente les estoy tirando de las orejas cibernéticamente para que dejen de obsersionarse por el título y las notas, se han aplicado el cuento y ahora lanzan temas en el foro, se responden unos a otros…
Una de mis chicas es de Cádiz y se pregunta ¿qué español enseñar? No me voy a poner muy teórica. Parece una perogrullada, pero, a pesar de que nos “enorgullece” decir “el español se escribe como se dice” (cosa que no es verdad- ahí está la h, la ll y la y, zas, ces, sis, SOS…, la g+a,o,u y la g+e,i y muchas más), en el sur lo tienen más crudo y es que la fina línea que separa sonidos y escritura es allí una zanja que hay que sortear.
Y es que el español es como el demonio: es uno (el de los periódicos, el de la tele, el de “Valladolid o Salamanca”) pero también es legión (dialectos, idiolectos, sociolectos…) Así que, mi querida alumna, eso es lo que tienes que decirles en clase. Enséñales las palabras comunes tal y como las dicen allí (si al “estropajo” o a la “fregona” o al “cubo de la basura”, o al “café con leche”, o al “tonto” se le llama con un regionalismo, esa será la palabra primera, la que se encuentren al salir de la calle), acostúmbrales a escuchar en clase acentos distintos (las cintas y los vídeos que vienen con los manuales ya los seleccionan por ti, y luego está la tele, y los cantantes…), no insistas en esforzarte por pronunciar distinguiendo z/s si no te sale natural, porque además, lamayoría de los hispanohablantes tampoco lo hace, y tampoco les tortures a ellos para que no digan Saragosa, sino que lo digan “como dios manda”, y anímales a leer, porque, eso sí, los hispanoescribientes de todo el mundo escribimos igual, que para eso están las reglas ortográficas y la RAE, vigilante para que no prosperen esas ideas subsersivas, ya viejas, de Gabriel García Márquez (y supongo que de otros también) de revolucionar la escritura y liberarla de la esclavitud).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s